La sonrisa etrusca y el propósito de vida

La sonrisa etrusca José Luiís Sampedro Escrtura Terapéutica

La novela La sonrisa etrusca, de Jose Luis Sampedro, conecta con el propósito de vida que tratamos en los talleres de Escritura Terapéutica.

Salvatore, un viejo calabrés, tiene dos propósitos de vida, dos motivos por los que vivir a pesar de su avanzada enfermedad.

Por un lado el odio a su eterno enemigo Cantanote, enfermo también y a quien quiere sobrevivir.

¿Es el odio un motivo para vivir?

Querer el mal, la muerte en este caso, esperar a verlo y disfrutar con ello es un propósito de vida y, por extraño que parezca, más habitual de lo que pensamos.

La venganza es un plato que se sirve frío, dicen. Y mientras esperamos a que llegue el momento revivimos el odio para mantenernos en la dirección correcta, para no desviarnos de nuestra meta aunque ello implique un camino menos plácido, más doloroso.

Nadie nos asegura que al final del camino, cuando la venganza haya surgido efecto, nos sintamos felices

Esto es lo que le sucede a Salvatore: condiciona su felicidad a un hecho que ocurrirá en el futuro y, cuando llega, el manjar no es tan exquisito como parecía desde la distancia.

El segundo propósito de vida es ver crecer a su nieto.

¿Es el amor un motivo para vivir?

El amor de Salvatore por su nieto sucede a cada instante, viviendo el presente. Es el camino lo que en realidad disfruta, pudiendo disfrutar de cada detalle, sonido, olor o tacto.

¿Sabes cuáles son tus propósitos de vida?

Imagínate en una situación extrema en la que tengas que convencer a un tribunal de que debes seguir viviendo. ¿Qué argumentos les darías a los miembros del jurado para que te concedan algunos años más de vida?

Conoce tu propósito de vida, y vive tu vida en consecuencia.