Lo único imposible es aquello que no intentas


El suplemento Què fem? de La Vanguardia publicó la entrevista centrada en cómo la Escritura Terapéutica puede ayudarte a conseguir lo que deseas, bajo mi lema: “Lo único imposible es aquello que no intentas”

Maite de Obes recogió perfectamente la escencia de la Escritura Terapéutica. Te la presento en catalán, clica en la imagen para acceder a la entrevista, y también traducida al castellano.

Entrevista què fem La vanguardia

Traducción al castellano

Eva Lleonart, escritora y coach, nos invita al autoconocimiento y a mejorar las relaciones personales a través de las letras.

Licenciada en Ciencias Químicas, Eva Lleonart trabajó durante trece años como química en una empresa multinacional. En 2008, después de haber cooperado en Calcuta durante un mes, decidió realizar un cambio de vida y, con firmeza, dar cabida a sus dos grandes pasiones: la escritura y el voluntariado en el mundo social.

Durante un año sabático escribió La vida s’escriu amb minúscules (Ed. Setzevents), trabajó en la Federació Catalana de Voluntariat Social y en la Fundación Vicente Ferrer e impartió talleres de escritura creativa y de análisis de obras de diferentes autores.

En 2014 publicó la novela Miratge (Ed. Voliana) y finalizó su formación de coaching basado en PNL. Fue entonces cuando decidió emprender un nuevo camino como escritora, formadora y coach personal y literaria. Desde el inicio de su nueva etapa vital, Eva repite un lema como si de un mantra se tratase: Lo único imposible es aquello que no intentas.

¿Qué es lo importante?

Que nuestros objetivos sean correctos, no obcecarnos con los que no lo son.

¿Cómo reconocerlos?

A través de la recompensa. Cuando ves que no proporcionarán satisfacción.

Es importante tener objetivos…

Tenerlos, y además que nos beneficien.

Parece una cuestión de coherencia

También puede pasar que no se consiga un objetivo debido a un bloqueo emocional. Mediante las técnicas de programación neurolingüística se soluciona el problema.

¿Cómo?

Marcando el camino. Proporciono herramientas para que las personas den pasos en los momentos correctos. Entonces son como un tren a toda máquina, en dirección hacia sus objetivos.

¿Qué se puede hacer ante un conflicto interno?

Cambiar el pensamiento. Pasar de una creencia limitante a una creencia potenciadora.

Parece ser que los introyectos son muy potentes

Sin duda. Recuerdo el caso de una mujer que estaba escribiendo una novela que transcurría en las montañas y tuvo un bloqueo cuando el protagonista moría, en la descripción del funeral. No podía acabar su novela.

¿Qué sucedía?

No quería rememorar el funeral de su padre, que había muerto -como el protagonista de su novela- en un pueblo de montaña. Para ella, dejar de escribir fue la manera de no rememorar la muerte de su padre.  Durante el proceso, cuando fuimos conscientes de este punto, se liberó y pudo acabar su proyecto y conseguir su objetivo

A veces nos cuesta descubrir las cosas más sencillas…

Hace tiempo aprendí que lo que el cliente me cuenta que le pasa es lo que él cree, no lo que realmente le sucede. El miedo es una justificación que nos proporciona reposo.

¿Son las excusas el gran impedimento?

Sí. Y también no entender qué nos pasa de manera inconsciente. El inconsciente es el 90% de nuestra mente y creemos que el 10% consciente es el que nos gobierna, pero no es así.

¿Cómo profundizar en el inconsciente?

Yo lo trabajo a través de la Escritura Terapéutica

¿De qué manera?

Mediante ejercicios muy pautados para escribir de una manera concreta. La escritura es una actividad que frena los pensamientos. Existen ejercicios que ayudan a las personas a descubrir sus emociones. Una vez que somos conscientes de ellas, podemos aprender a gestionarlas. La mirada hacia nuestro interior nos sorprende en muchas ocasiones.

Escribir es terapéutico

Es inevitable que lo sea: para escribir es necesario mirarse a uno mismo, y la toma de conciencia de lo que hacemos, sentimos y somos es terapéutica.

Conectar con nosotros mismos nos hace bien

Sí, y conectar con los demás. Cada uno tiene una mirada diferente y, cuando la compartimos, descubrimos nuevas visiones, nuevas perspectivas de un mismo asunto. Los talleres grupales son perfectos para conseguirlo.

Ampliamos el foco

Es maravilloso tener en cuenta la opinión de otras personas. La fuerza del grupo enriquece al mismo grupo y a los individuos que lo forman. Los ejercicios de los talleres de escritura creativa, narrativa y el coaching personal y literario que realizo están enfocados a tres aspectos: autoconocimiento, aumento de la autoestima y mejorar cualquier tipo de relación. No existen motivos técnicos que impidan llevar a cabo los objetivos, sino causas emocionales,