Trabajar en lo que quieras y como quieras es posible


Escritura Terapéutica

El Pantano de Sau al amanecer, como lugar de trabajo

¿Te imaginas trabajar en este entorno?

En mi caso ya no se trata de una idea o de un sueño, he tenido la fortuna de vivirlo y demostrarme, una vez más, que lo único imposible es aquello que no intentas.

Para conseguir resultados distintos es preciso pensar de manera diferente. Y para ello se tienen que romper los esquemas y cambiar el paradigma

Compartiré mi ejemplo por si os puede resultar de utilidad, por si en vuestra mente se puede abrir alguna brecha que deje entrar ideas nuevas.

Disfruto enormemente impartiendo talleres tanto de Escritura Terapéutica como de Escritura Creativa. Siempre los llevo a cabo en librerías, escuelas de escritura o salas de coworking.

¿Qué pasaría si, además del contenido, contempláramos el entorno como fuente de inspiración para los participantes de los talleres?

Este cambio de mentalidad es un cambio de paradigma y como tal obliga a considerar las opciones desde otra perspectiva. Dando por supuesto un buen contenido en los talleres, si el entorno es importante, ¿dónde sería adecuado impartir un taller de escritura?

Los alumnos se pueden inspirar en contacto con la naturaleza, por supuesto. Así que los lugares cerrados, por increíbles que sean, no se pueden tomar en consideración en este caso.

La estancia en una masía justo al lado del Pantano de Sau nos regaló la posibilidad de trabajar al aire libre, en contacto con unas vistas maravillosas, rodeados de árboles y plantas, el cielo en todo su esplendor bañando de azul el vuelo de las águilas que sobrevolaban el lugar.

Trabajar en lo que quieras y como quieras es posible

DSC_0049

Escritura Creativa en la Naturaleza. Sí, es trabajo

Para ello asegúrate a estar abierto a nuevos paradigmas y, cuando se presente la ocasión, actúa.

Porque no sólo conseguirás ampliar tus experiencias sino que tu mente se plantea nuevos horizontes, eleva la mirada hasta donde antes tenía el techo de sus creencias.

Próximamente impartiré talleres grupales en este lugar mágico, me apetece repetir la experiencia y compartirla con más personas inquietas y entusiastas. Y, claro está, al realizarlo podré ser capaz de vislumbrar ideas nuevas, quizás acompañada de nubes como las que te dejo en la siguiente fotografía.

DSC_0038 (1)

El cielo en la tierra